I. Introducción
II. Cómo Utilizar un Currículo
III. Requisitos de un Currículo Escrito
IV. Cómo Empezar
V. Diseñando el Currículo
VI. Esquema del Currículo
VII. Lecturas recomendadas
Apéndice A:
Muestra de la Asignatura Estudiantil
Apéndice B:
Métodos de Evaluación
Apéndice C:
Metas y Objetivos de la Medicina de Emergencia
La Forma de Evaluación
Propuesta Para un Sistema de Medidas

IV. Cómo empezaro

Para la mayoría de los directores de programas, la creación de un currículo es una tarea poco placentera y sin duda, una que vacilan comenzar. Es una enorme cantidad de trabajo y frecuentemente debe llevarse a cabo en el momento menos adecuado. Los nuevos directores de programas están ocupados estableciendo las rotaciones clínicas y resolviendo los problemas políticos asociados con el desarrollo de un programa. Los directores de programas con más experiencia revisan frecuentemente su currículo mientras se preparan para una visita de inspección del RRC y están preocupados en corregir las deficiencias potenciales del programa. Aunque se comprende que frecuentemente la atención es desviada en otra dirección, una clave para el éxito del desarrollo de un currículo es la integración del proceso con estas actividades que parecen más importantes. En otras palabras, planear o modificar un programa y redactar o corregir un currículo no deberían verse como actividades distintas, sino como parte del mismo proceso.

El principio que la planificación del programa y el desarrollo del currículo son actividades concurrentes e integradas, es particularmente relevante cuando se decide quién debe redactar el documento curricular. Dado el tamaño y la complejidad de la tarea, muchos programas eligen involucrar a un equipo de la facultad de Medicina de Emergencia. Esta es una manera efectiva si los miembros del grupo, a quienes se les ha pedido que redacten parte del currículo, trabajen simultáneamente en la planificación del programa. Es difícil describir exactamente un programa sin tener conocimiento o participación directa. Además de compartir la carga del trabajo, hay otras ventajas significantes en la manera que el equipo trabaja: 1) habrá un mayor intercambio de ideas que pueden fortalecer el programa y 2) una facultad integralmente involucrada desarrollará un mayor compromiso para la implementación exitosa del currículo.

Dadas las limitaciones de tiempo y el tamaño de la tarea, un punto de partida común cuando se redacta un currículo es utilizar otros documentos de varios directores de programas como modelo. Los nuevos directores asumen correctamente que hay muchos elementos en común de los programas de residencia y que es innecesario reinventar la rueda. Es provechoso analizar varios currículos completos mientras el documento (y el programa) están en la etapa de planificación. Este análisis proveerá una evaluación realista de los recursos y planificación necesaria para el éxito del programa. La lectura de varios documentos ofrece exposición a una variedad de estilos e ideas y facilita el desarrollo de un mejor sentido de que funciona. Este análisis también ofrece una idea más clara de cómo será el producto final. Uno de los peligros al revisar otros currículos durante los preparativos para la redacción de uno es que los errores de otros se pueden repetir. La acreditación del ACGME no es una garantía de un currículo de alta calidad. Otro peligro mayor en el diseño de un programa utilizando otros es que el producto final puede describir inadecuadamente todas aquellas características que hacen que el programa sea único. Cuando se revisan documentos de otros programas es importante recordar que el currículo es el plan para un programa distintivo, diseñado para utilizarse por ese programa. Por lo tanto, el producto final debe describir claramente ese programa.

Como notamos anteriormente, la revisión de currículos de otros programas provee una mejor idea de los recursos que se necesitan para diseñar un programa. Por esta razón, éste puede ser un ejercicio útil para reevaluar la cantidad y la calidad de los recursos disponibles. Es sorprendente con qué frecuencia la ausencia de recursos esenciales no es vista claramente hasta después de la redacción del documento y de que la RRC haya hecho su visita. También es apropiado hacer preguntas difíciles relacionadas a lo adecuado de las experiencias educativas que se están planeando. ¿Es variada la población de pacientes del Departamento de Emergencia o carece de alguna patología? ¿Qué rotaciones en otros servicios serán necesarias para completar la educación de los residentes? ¿Podrán estas rotaciones lograr realmente sus metas y objetivos deseados? ¿Quién proveerá la parte didáctica del programa? ¿Cómo se proveerá adiestramiento en áreas específicas, tales como EMS e investigación? Estas son sólo unas preguntas de las muchas que se deben formular mientras se redacta un currículo.

Tal vez el interés más inmediato en torno a los recursos es encontrar el tiempo y el personal necesario para completar el documento. Si es un documento nuevo, es razonable esperar que el director del programa reciba tiempo protegido de 12 a 16 horas por semana durante un período de seis meses dedicado solamente a la planificación del programa y al desarrollo del currículo. Otros miembros del comité de planificación de programa/desarrollo del currículo también requieren tiempo protegido proporcional a la extensión de su participación. El director del programa debe tener una secretaria de tiempo completo con acceso a un procesador de textos.

Es esencial que se desarrolle y se siga una agenda para la conclusión del documento. Es realista esperar que cada paso requiera 50% más tiempo del que inicialmente se esperaba. Es una buena idea añadir tiempo para que un crítico imparcial critique el documento antes de entregarlo a la RRC. Se puede contratar a consultores que estén disponibles para facilitar esta tarea.