I. Introducción
II. Cómo Utilizar un Currículo
III. Requisitos de un Currículo Escrito
IV. Cómo Empezar
V. Diseñando el Currículo
VI. Esquema del Currículo
VII. Lecturas recomendadas
Apéndice A:
Muestra de la Asignatura Estudiantil
Apéndice B:
Métodos de Evaluación
Apéndice C:
Metas y Objetivos de la Medicina de Emergencia
La Forma de Evaluación
Propuesta Para un Sistema de Medidas

I. Introducción
“ Yo podría tener un programa mejor si no me tomara tanto tiempo escribir el currículo”

La cita anterior, atribuida a un director de programa anónimo, refleja la frustración que muchos de los directores han sentido durante el proceso de desarrollo de un currículo. La frustración es agravada cuando los programas son citados por la falta de un currículo adecuado. Algunos pueden ver el enfoque del desarrollo de currículo como un síntoma de exceso burocrático. Una alternativo y más verosímil objetivo es que al final, los programas de residencia estarán fortalecidos si se han basado en un plan educativo bien meditado. Mientras es tentador imaginar que la mezcla correcta de pacientes, facultad y residentes resultará en un programa sólido, frecuentemente éste no es el caso. El desarrollo de programas educativos sólidos en Medicina de Emergencia (EM) es particularmente retador. La facultad de EM, en gran parte, son educadores sin experiencia. La mayoría de los programas de EM son jóvenes y muchos han sido acreditados sólo en los últimos años. El material de asignatura es extremadamente amplio y las experiencias clínicas son fragmentadas. Éxito bajo estas circunstancias generalmente demanda un plan de acción prospectivo y muy bien pensado. En el mundo de la educación, este plan se llama currículo.

“ Currículo” es definido en el Diccionario de Educación como “un plan global generalizado del contenido o materiales específicos de instrucción que la escuela debe ofrecer al estudiante como medio preparativo para graduación o certificación.” Por eso, el currículo es el mapa que explica cómo el graduado de Escuela de Medicina se desarrollará finalmente en un competente especialista de Medicina de Emergencia.

Es importante notar que el currículo está definido como un plan educativo en vez de una lista con todo inclusivo. La calidad de un currículo es juzgada por la cantidad de información que esta transmite en vez del número de árboles que fueron sacrificados en su producción. Desafortunadamente, algunos programas responden a la incertidumbre que rodea al desarrollo curricular produciendo documentos de varios cientos de páginas exhaustivamente detalladas, y que fallan en describir adecuadamente el programa educativo sobre el cual están escritos. Esto puede reflejar un entendimiento incompleto de la función que el currículo debe ejercer en un programa de residencia.

Este manual fue escrito para ofrecer un consejo práctico a los directores de programas que luchan redactando y usando su currículo. A diferencia de la mayoría de las publicaciones en el tema del desarrollo curricular, este manual no fue escrito por teóricos educativos sino por médicos de Emergencia quienes también son educadores. La meta era producir un documento legible y razonable, libre de jerga técnica, que pudiera discutir lo esencial de lo que se necesita y por qué es necesario. El mismo no pretende ser un tratado abarcador en desarrollo curricular. Hay muchas otras referencias excelentes sobre éste tema, y muchas de ellas están anotadas en la bibliografía.